Aquel que tiene la intención de hacer el sacrificio no debería cortar su pelo y sus uñas en el comienzo del mes de Ḏūʾl-Ḥiǧǧah


 

بسم الله الرحمن الرحيم

.

Aquel que tiene la intención de hacer el sacrificio no debería cortar su pelo y sus uñas [comenzando] en el inicio del mes de Ḏūʾl-Ḥiǧǧah hasta que el sacrificio este hecho.

El Šaiḫ Al-Albānī, que Allāh tenga misericordia de él, mencionó en uno de sus trabajos:

El Mensajero de Allāh, ṣallAllāhu ʿalayhi wa sallam dijo:

“[Comenzando] cuando la luna nueva de Ḏūʾl-Ḥiǧǧah aparezca y [si] alguno de ustedes quiere hacer el sacrificio, entonces debe abstenerse de cortarse el cabello y sus uñas.”

Y en otra narración:

“Entonces no debería cortar nada de su cabello ni de sus uñas hasta que sacrifique.”

– Muḫtaṣar Ṣaḥiḥ Muslim No. 1251 y otro además de éste.

Šaiḫ Al-Albānī, raḥimahuʾllāh, comentó:

“Yo digo: Y el significado aparente del ḥadīṯ es la obligación de no remover el cabello y las uñas para quien ha resuelto que hará el sacrificio, hasta [después de] que sacrifique… y esto es lo que ʾImām ʾAḥmad y otros aparte de él han dicho:

Así, dejemos que pongan atención en esto aquellos que se han visto afectados afeitando su barba porque ciertamente afeitarse [la barba] para el ʿĪd contiene tres actos de desobediencia:

El Primero: El rasurado en sí mismo [el cual está prohibido] porque esto realmente es volverse femenino y asemejarse a los incrédulos y es cambiar la creación de Allāh como lo he explicado en mi libro Ādābuʾz-Zifāf Fīʾs-Sunnatiʾl-Muṭahharah (sexta edición, página 118).[1]

El Segundo: ¡Embellecerse para el ʿĪd a través de la desobediencia a Allāh!

El Tercero: El beneficio de este ḥadīṯ respecto a la prohibición de cortarse el cabello para aquel que desea sacrificar. Y en realidad, muy pocos están a salvo de estas transgresiones [de la religión], ¡incluso algunos de entre la gente de conocimiento!. Pedimos a Allāh la seguridad.”

 


[1] Hay varias narraciones del Mensajero de Allāh –ṣallAllāhu ʿalayhi wa sallam- ordenando dejar crecer la barba. Dejar crecer la barba fue la Sunnah del Mensajero de Allāh –ṣallAllāhu ʿalayhi wa sallam- y de todos los Ṣaḥābah y es obligatorio. Šaiḫuʾl-ʾislām ʾIbn Taymiyyah dijo que dejar la barba y no rasurarla es obligatorio según el Qurʾān, la Sunnah y el consenso de los sabios de las primeras generaciones.

 


Šaiḫ Al-Albānī
📖 Kitābuʾṣ-Ṣalātuʾl-ʿĪdīn fiʾl-Muṣallā hiyaʾs-Sunnah (p. 40-41 Tercera Edición, 1406/1986, Al-Maktabaʾl-ʾIslāmī, Bayrūt).
🖋 Traducción del inglés al español y edición por Islam Puro
📂 ID iptt0208