ISIS, ISIL y Al-Qāʿidah en Iraq y Siria


 

 

بسم الله الرحمن الرحيم

ISIS, ISIL y Al-Qāʿidah[1]  en Iraq y Siria
Combatiendo a los extremistas violentos y su terrorismo

 

1.- El Mensaje del ʾIslām.

El aspecto más importante del ʾIslām y uno de sus fundamentos principales es el llamado a la adoración a Allāh, el Dios Todopoderoso, sin asociarle copartícipes en ningún aspecto de la adoración. Este fue el punto de inicio en el llamado de los Mensajeros, desde Nūḥ [Noé], Mūsā [Moisés] hasta ʿIsā [Jesús] y finalmente Muḥammad (Paz y bendiciones de Allāh sean con ellos). Allāh ha declarado en el Qurʾān[2] (Corán):

«Enviamos un Mensajero a cada nación [proclamando]: ‘Adorad a Allāh, sólo a Él y dejad de adorar a las falsas divinidades [no adoréis nada ni nadie en vez de Allāh]’»

Qurʾān , Sūrah An-Naḥl [16:36].


2.- El ʾIslām según su correcto entendimiento (Salafī
ordena a los musulmanes tratar a los que no son musulmanes con justicia y amabilidad.

Allāh ha declarado en el Qurʾān:

«Allāh no os prohíbe tratar con justicia y amabilidad a aquellos que no os han combatido a causa de la Religión ni os hayan expulsado de vuestras casas. Ciertamente Allāh ama a quienes tratan con equidad. Tan sólo en lo que respecta a aquellos quienes os combatieron a causa de la Religión y os han expulsado de vuestras hogares y os han llevado a salir, es que Allāh os prohíbe tener amistad.»

Qurʾān, Sūrah al-Mumtaḥanah [60: 8-9].

El Profeta Muḥammad (Paz y bendiciones de Allāh sean con él) explicó a sus Discípulos aquello que fue revelado en el Qurʾān, y ellos a su vez actuaron de acuerdo a ello. El Profeta (Paz y bendiciones de Allāh sean con él) atacó al enemigo en combate, pero él siempre mantuvo la justicia. Él nunca daño a las mujeres, los niños y los no-combatientes, y también les prohibió a otros hacerlo. Él a veces estableció tratos con los peores de entre sus enemigos, con la esperanza de que algún bien vendría de ello. Hizo tratados de paz con los judíos de Madīnah, con los idólatras de Makkah y con los cristianos. Estos hechos son innegables. El ʾIslām no es, como muchos aseguran, una religión sanguinaria, ni tampoco el ʾIslām busca combatir sólo por combatir. Desafortunadamente, los «extremistas islámicos» de hoy en día, han desfigurado la belleza del ʾIslām, han distorsionado el concepto del Ğihād[3] y han alejado a un sinnúmero de gente de la búsqueda del verdadero mensaje del Profeta Muḥammad (Paz y bendiciones de Allāh sean con él).

«Ciertamente en el Mensajero de Allāh vosotros tenéis un buen ejemplo.»

Qurʾān, Sūrah al-ʾAḥzāb [33:21]


3.- El Ğihād
  en el ʾIslām  tiene una Guía clara.

El Ğihād en el ʾIslām es de varios tipos, y entre ellos está el Ğihād en un campo de batalla en una guerra justa, convencional. Los siguientes son algunos de los importantes  principios y normas del Ğihād, tal como han señalado los Sabios salafiyyūn [plural de Salafī] [desde las primeras generaciones del ʾIslām hasta ahora]:

  1. ¡La guerra es declarada por los líderes y el gobierno, no por ciudadanos individuales, o por rebeldes y predicadores desde los púlpitos, ni a través de las redes sociales! Esas declaraciones independientes de Ğihād y guerra, no tienen legitimidad en el ʾIslām. Un ejemplo de una declaración legítima de guerra fue la primera Guerra del Golfo entre los años 1990 y 1991, después de que Kuwait fuera invadido por el ejército Iraquí bajo el liderazgo de Ṣaddām Ḥussayn. Así que Arabia Saudita defendió sus fronteras a través de su ejército reclutado, en alianza con otros países.
  2. El musulmán se alista en un ejército legítimo dirigido por el gobernante de un país musulmán, quien tiene la autoridad y el aparato gubernamental. Milicias informales y levantamientos armados no tienen legitimidad ni autoridad legal.
  3. El ejército musulmán (bajo un liderazgo legítimo) debería tener la habilidad y la fuerza necesaria para luchar, o repeler un ataque si están defendiendo su tierra. Si no tiene la capacidad necesaria no debe enfrentar al enemigo en una batalla. En tal situación les es permitido a los musulmanes retirarse e iniciar tratados de paz.
  4. Los no combatientes [civiles] no se matan ni se dañan en conflictos o batallas. Esta protección incluye a mujeres, niños, monjes, emisarios, profesores, enfermeras, doctores, trabajadores humanitarios entre otros. El llamado «Yijadista» que declara que todos los no-musulmanes son blancos [de ataque] legítimos, va en contra de las enseñanzas Islámicas [específicamente las instrucciones del El Profeta (Paz y bendiciones de Allāh sean con él)].
  5. Está permitido a los gobiernos de los países musulmanes hacer tratados de paz con los no-musulmanes, buscando el beneficio general de su población y el cese de hostilidades. La gente se debe comprometer con estos acuerdos y no pueden violarlos. Esto es independientemente de si el gobernante es piadoso u opresivo. No está permitido dañar a aquellos que están bajo un pacto de protección. El Profeta, (Paz y bendiciones de Allāh sean con él), dijo:

    Quien mate a un no-musulmán que está bajo un acuerdo [con los musulmanes], no olerá la fragancia del Paraíso.

  6. El Ğihād se lleva a cabo para Dios Todopoderoso, únicamente, por Su Religión, buscando verdadera y sinceramente Su complacencia basado en una guía textual clara. Uno no lleva a cabo el Ğihād por un propósito personal, ni por tribalismo, ni riqueza, ni por partidismo político, ni nacionalismo, ni por una sed de derramar sangre, ni por violar y saquear, ni por ganar reputación, fama o una aventura.


4.- Ğihād según la visión de los extremistas
.

«Existen extremistas que hacen obligatorio el Ğihād en cualquier y en toda situación sin aplicar ninguna de las condiciones previas ni principios. Ellos hacen esto incluso si los musulmanes son débiles y no tienen poder, e incluso si no están dirigidos por un gobernante. Así cada uno lucha contra su ‹enemigo› y lo enfrenta en peleas y escaramuzas sin estar gobernados legítimamente y matan a los no-musulmanes a quienes no está permitido matarles. Matan a la gente que tiene un acuerdo con los países musulmanes y matan a quienes están protegidos por pactos y acuerdos. Entonces, esto es extremismo y no es Ğihād. Más bien, estos extremistas van aún más lejos y bombardean hogares, edificios residenciales y zonas residenciales de las ciudades. Matan a musulmanes y no-musulmanes, jóvenes y viejos, hombres y mujeres, sin misericordia. Infunden terror y miedo en los musulmanes y no-musulmanes que viven bajo la protección de los gobiernos musulmanes. Y luego tienen la osadía de llamar eso Ğihād. Más bien esto es corrupción y no es Ğihād. Arrastran a los musulmanes al mal, a la destrucción y a la ruina. El Ğihād tiene condiciones y principios que lo gobiernan, que se han hechos claros en los libros de exégesis del Qurʾān, de la Tradición Profética y Jurisprudencia Islámica.»

(Resumido de un discurso de Šaiḫ Ṣāliḥ ʾal-Fawzān, Riyad, Arabia Saudita)


5.- La masacre implacable en Siria e Iraq en el nombre del Ğihād.

El surgimiento de la ideología de ISIS, ISIL o Al-Qāʿidah [Al Qaeda] en Iraq en el siglo XXI no es en realidad un fenómeno nuevo. Los gobiernos musulmanes se han encontrado con este tipo de movimientos rebeldes que en la terminología islámica son conocidos como Ḫawāriğ [Jawarich o Jariyitas]. Al igual que los Šīʿah [Shiʿitas] (representados por el régimen Iraní actual), estos Ḫawāriğ nunca han reconocido legitimidad alguna excepto la de ellos mismos. ¡Su objetivo es tomar el poder y establecer un régimen de brutalidad sin misericordia, en el nombre de la «Justicia»! El gran Sabio Salafī e historiador sirio,ʾIbn  Kaṯīr, quien murió hace siete siglos, escribió las siguientes palabras que resuenan fuertemente en nuestros tiempos, uno puede sentir la visión profunda de este erudito. Él dijo respecto a los Ḫawāriğ: «Si ellos alguna vez fueran fuertes, sin duda corromperían la tierra por completo, incluyendo Iraq y Siria. Ellos no dejarían (con vida) un solo niño o niña, ni tampoco un hombre o una mujer. Esto es porque según ellos la gente ha causado corrupción. ¡Una corrupción tal que no puede remediarse excepto a través de una matanza masiva!.» (Vea al-Bidāyah, 10/584-585). Este es un desolado recordatorio de lo que puede ocurrir a las naciones si se permite a estos extremistas prosperar sin restricciones. Y hoy, somos testigos de cómo se cumplen las palabras de ʾIbn Kaṯīr en las manos de ISIS y otras insurgencias yijadistas en Iraq, Siria y en todas partes. Estos asesinos han instituido, en nombre del ʾIslām, el asesinato masivo de gente bajo el fundamento que la corrección [de la sociedad] no puede realizarse excepto por matanzas masivas. Las muertes efectuadas por ISIS, Al-Qāʿidah y otros grupos extremistas son peores que los asesinatos cometidos por los pecadores, esto es porque los pecadores no proclaman que ellos tienen licencia de Dios para matar [es decir, saben que es un pecado muy grave], mientras que los extremistas proclaman que el mismo Dios Altísimo, les ha ordenado esta masacre, y por lo tanto ¡creen que están haciendo el trabajo de Dios! Por esta razón, la respuesta a esta ideología extremista debe estar bien elaborada, debe ser persistente y apegada a la doctrina Islámica. En un nivel ideológico, los extremistas deben ser combatidos con las narraciones Quránicas y proféticas, respaldadas por los dichos y escritos de las primeras generaciones de Sabios musulmanes. Esto tiene un efecto doble. En primer lugar ayuda a silenciar la máquina de propaganda yijadista que proclama estar siguiendo al Qurʾān y las enseñanzas del Profeta Muhammad (lo que es, por supuesto mentira). En segundo lugar: la ingenua juventud musulmana, especialmente en el Occidente, podrá darse cuenta de los falsos argumentos de los extremistas cuando escuche y lea estas refutaciones.


6.- Reconocer a un extremista o alguien que está siendo entrenado para el extremismo violento.

Hay ciertos signos y señales que son notorios en un extremista, que pueden ser reconocidos por aquel que sabe qué buscar. Reconocer estas señales es esencial para combatir la radicalización de la juventud musulmana en el Occidente. Por enumerar algunos de estos rasgos:

  1. Ellos enfocan constantemente a la juventud hacia la situación política de los gobiernos musulmanes en el Medio Oriente y hacen de este tema el punto central de un discusión religiosa.
  2. Reprochan abiertamente a los gobernantes musulmanes a quienes consideran como tiranos, llaman a rebelarse en los países musulmanes, bajo el eslogan: «El Juicio es de Allāh» – una frase malversada por los extremistas, y mal utilizada.
  3. Elogian a los cabecillas de las ideologías extremistas como Sayyid Quṭub (muerto en 1966). Quṭub es reverenciado por los Yijadistas alrededor de todo el mundo, desde ʾUsāma bin Lādin y Ayman aṭ-Ṭawāhirī hasta ʾAnwar al-ʿAwlaqī y ʾAbū Qatādah. Él fue el principal líder del grupo egipcio, «La Hermandad Musulmana». Sus escritos han sido esparcidos y traducidos en docenas de idiomas, incluyendo el Inglés. El terrorista norteamericano yemení ʾAnwar al-ʿAwlaqī una vez se jactó de que estaba tan inmerso en los escritos de Quṭub ¡que sintió su presencia con él mientras estaba en prisión!
  4. La característica que distingue a los extremistas [Ḫawāriğ] y aquellos bajo su influencia es que declaran incrédulo a todo musulmán que se oponga a su visión política. Ellos ven como incrédulos a los gobernantes musulmanes que cometen pecados o actos de tiranía. Declarar incrédulo a un musulmán, en la terminología islámica, se conoce como takfīr. Por esta razón los extremistas son frecuentemente llamados takfīriyyūn [Takfiritas].
  5. Los extremistas en Occidente a menudo alabarán los actos de violencia cometidos por los grupos «Yijadistas», ya sean ataques suicidas con bombas, decapitaciones y secuestros, asesinato de no-musulmanes, etc. Uno no escucha en su discurso la condenación de este extremismo violento ni de sus cabecillas.

 

7.- No somos engañados por los extremistas debido a la exhibición de su piedad.

Hace unos mil años, el Sabio salafī, Al-ʾĀğurrī dijo respecto a los extremistas rebeldes: «Nunca los Sabios del pasado ni los de estos tiempos han diferido sobre los Ḫawāriğ. Fueron considerados como gente maligna que fue desobediente con Allāh y Su Mensajero, incluso si ellos rezaban, ayunaban y se esforzaban en la adoración. Y todo esto que hacían [de adoración] no era de ningún beneficio para ellos.»

(Aš-Šarīʿah 1/135). Otro sabio.

ʾIbn Al-Ğawzī (quien murió en el año 1200 EC) dijo: «Ellos permiten la matanza de niños, sin embargo ¡no permitían comer algún fruto de árbol sin haber pagado por él! Ellos se fatigaban con la adoración y frecuentemente permanecían despiertos [adorando], sin embargo, levantaban sus espadas en contra de los musulmanes. ¡Ni siquiera Šayṭān [satanás] podría imaginarse la magnitud de su maldad!»

(Talbīs Iblīs pág. 91)


8.- ¿Qué puedo hacer si conozco a un extremista que está incitando o planeando ataques terroristas?

La posición salafī respecto hacia aquellos que planean o incitan actos terroristas como bombardeos suicidas, secuestros o asesinatos es que los musulmanes deben informar a las autoridades; esto es sin importar si estos actos se realizan en un país musulmán o en un país no-musulmán. Las comunidades musulmanas deben ser las primeras en erradicar esto actos anti-islámicos que son llevados a cabo falsamente en nombre del ʾIslām. El Profeta (Paz y bendiciones de Allāh sean con él) dijo:

No hay gente en medio de la cual se cometen pecados y que no lo impide a pesar de ser más fuerte que aquellos que los cometen, excepto que Allah envía Su castigo sobre todos ellos.

El Mensajero describió a estos Ḫawāriğ explicando que no poseen el entendimiento del ʾIslām. Él dijo:

Ellos recitarán el Qurʾān, pero este no pasará más allá de sus gargantas. Ellos saldrán de la religión tal como la flecha pasa rápidamente a través de su blanco.

Los padres tienen también una enorme responsabilidad de educar a sus hijos bajo el verdadero y correcto entendimiento Salafī del ʾIslām, de modo que no puedan ser engañados por estos impostores.

.


[1] Usamos el Alfabeto Fonético Internacional para la transliteración del árabe. Ver www.islam-puro.com/transliteracion/ para una guía detallada

[2] Es imposible traducir el Qurʾān debido a la profundidad del idioma árabe y la extraordinaria calidad literaria del libro. Para compartir las enseñanzas que se encuentran en este Libro Sagrado, se traduce el significado del Qurʾān basado en las explicaciones del Profeta Muḥammad y sus discípulos. Solamente las palabras que se encuentran en el Qurʾān [originalmente en árabe] se consideran la palabra de Allāh.

[3] Escrito también como: yijad, jihad, yihad. Literalmente significa lucha, esfuerzo, control. Mal traducida como «Guerra Santa» aunque puede significar guerra como en este caso. Ver entrada en: www.islam-puro.com/glosario/y

.


📚 Más recursos en español: http://www.islam-puro.com/islam-libre-de-terrorismo o info@islam-puro.com
📚 
Mas recursos en inglés: www.IslamAgainstExtremism.comwww.AbuKhadeejah.comwww.SalafiBookstore.com
📖 Ver también el libro “The Rise Of Jihādist Extremism In The West” por Salafi Publications.
📄 Accede a nuestra Biblioteca Virtual para descargar la versión PDF de este artículo, en su formato de folleto para dawah
📂 
ID: tip0011