El significado de «Lā ʾilāha ʾil-lā Al-lāh Muḥammad rasūluʾl-lāh»

 

بسم الله الرحمن الرحيم


ʾImām Muḥammad Nāṣiruʾd-Dīn Al-Albānī:

Muchas personas no saben la realidad de estos dos testimonios. Y no es posible que el ʾIslām de un incrédulo sea aceptado, salvo testificando que «Lā ʾilāha ʾil-lā Al-lāh (no existe deidad digna de adoración excepto Allāh)» y que «Muḥammad rasūluʾl-lāh (Muḥammad es el mensajero de Allāh)». Todos sabemos esta realidad: el ʾIslām es que atestigües que no existe deidad digna de adoración en verdad excepto Allāh y que Muḥammad es el mensajero de Allah. Pero muchos musulmanes no saben lo que estos dos testimonios requieren.

El primero es «Lā ʾilāha ʾil-lā Al-lāh» y el otro es «Muḥammad rasūluʾl-lāh». Quiero hacer girar mi discurso esta noche en torno al segundo testimonio: “y que Muḥammad es el mensajero de Allāh.” Con una breve aclaración del primer testimonio, que es una necesidad. Su declaración (es decir, del Profeta):

Se me ha ordenado combatir[1] a la gente hasta que testifiquen Lā ʾilāha ʾil-lā Al-lāh.

[narrado por ʾIbn ʿUmar y registrado por Al-Buḫārī y Muslim]

Esto significa primeramente que no existe deidad digna de adoración en verdad excepto Allāh -Bendito y Exaltado sea-. Esto significa que el musulmán hace su adoración sincera para Allāh, el Poderoso y Majestuoso, así que no asocia ningún compañero con Allāh en la adoración de Allāh. Esto requiere un estudio exhaustivo, y hablamos de ello más de una vez. Pero quise decir unas breves palabras sobre esta buena declaración:

Que eso significa que no hay ninguna deidad digna de adoración en verdad excepto Allāh. Esto no significa, como algunos pueden pensar, que «Lā ʾilāha» significa «Lā rabba (sin señor)», [pero] esta es una explicación deficiente, «al-ʾilah» significa: «al-Maʿbūd» (el que es adorado). En cuanto a «Rabb (Señor)», entonces esto podría referirse al Creador -glorificado y exaltado sea Él, el Altísimo, quien es el Señor de la Casa, el Señor de todo lo que existe, el Señor del Trono Poderoso, y parecidos. Y esto también podría referirse al «rabb» (propietario) de la riqueza, el dueño de una casa, y parecidos. Así que el significado de esta buena declaración «Lā ʾilāha ʾil-lā Al-lāh» no es sólo: «Lā rabba ʾil-lā Al-lāh (no hay Señor excepto Allāh)». ¡No! Mas bien, el significado es: «La maʿbūd biḥaqq fīʾl-wuğūd ʾil-lā Al-lāh (no existe nada ni nadie digno de adoración en verdad excepto Allāh)».

Esta es la razón por la cual esta declaración de Tawḥīd no beneficia a una persona en nada –respecto a lo que se espera de la persona que la dice, durante el día en el que conoce a Allāh, el Poderoso y Majestuoso, de salvarse de siempre permanecer en el fuego del Infierno– excepto si él entendió el significado de «ʾilah» en este testimonio. En esta buena declaración «al-ʾilah» significa: «al- Maʿbūd al-Ḥaqq (el que es digno de adoración en verdad)». Así que él [es decir, el que entiende y practica la testificación] no adora a otros además de Allāh -Bendito y Exaltado sea, el Altísimo-. Este es el significado de la declaración de Tawḥīd. Esto es porque el politeísta –acorde con el texto en el Noble Corán- declaró que el Creador de los cielos y la tierra es Allāh. Él, el Poderoso y Majestuoso, dijo [traducción del significado]:

Y si (Oh Muḥammad) les preguntas: ‘Quién ha creado los cielos y la tierra’, ellos sin duda dirán: ‘Allāh’﴿

Qurʾān, Sūrah Luqmān [31:25]

Así que no es suficiente para los musulmanes decir: «Allāh es el Creador y el Proveedor». ¡A pesar de que esto es una necesidad [creerlo es una necesidad para los musulmanes]! Pero también él debe agregar a su creencia de que no hay Señor excepto Allāh, no hay Creador, excepto Allāh y no hay Proveedor excepto Allāh, [debe añadir a esto] que no existe nada ni nadie digno de adoración en verdad excepto Allāh -Bendito y Exaltado sea, El Altísimo-. Y con esto él ha cumplido con lo correcto de esta buena declaración.

Dije previamente que voy a mantener breve mi discurso sobre esta buena declaración, porque lo he tratado más de una vez. Quiero dedicar una pequeña parte de la sesión al segundo testimonio, que es: «y que Muḥammad es el Mensajero de Allāh».

He dicho que se trata de dos estados. Nosotros no adoramos excepto a Allāh: este es el significado de «Lā ʾilāha ʾil-lā Al-lāh». Y la segunda declaración [significa]: no adoramos a Allāh excepto por lo que Allāh legisló. Así que cuando adoramos a Allāh por aquello que Allāh legisló, sólo entonces hemos aplicado y realmente creído cuando decimos: «Lā ʾilāha ʾil-lā Al-lāh Muḥammad rasūluʾl-lāh».

Pero si ampliamos el alcance de ʿibādah (adoración), y adoramos a Allāh -Poderoso y Majestuoso- con aquello que nuestro Señor no legisla en el Qurʾān o en la Sunnah, entonces no hemos creído verdaderamente en el segundo testimonio «y que Muḥammad es el Mensajero de Allāh». ¿Por qué? Esto es porque nuestra creencia de que Muḥammad es el mensajero de Allāh significa dos cosas.

La primera cosa: que es enviado como Mensajero del Señor de todo lo que existe, [y] para todas las personas, como un portador de buenas nuevas y como advertidor; como Mensajero: significa con un mensaje, que es el mensaje del ʾIslām.

La otra cosa: que él ha transmitido el Mensaje y cumplió el deber [que Allāh le encomendó], y no ha dejado para nadie algo [con defecto] que necesite ser completado -ṣallAllāhu ʿalayhi wa sallam-.

Y es por eso que nuestro Señor -Bendito y Exaltado sea Él, el Altísimo- ha confirmado que él -ṣallAllāhu ʿalayhi wa sallam- ha cumplido con el ser [Su] Mensajero. Y [nosotros] damos testimonio de esto y decimos: «y que Muḥammad es el Mensajero de Allāh».

ʾImām Muḥammad bin Ṣāliḥ al-ʿUṯaymīn:

«La declaración de Tawḥīd, «Lā ʾilāha ʾil-lā Al-lāh»: primero debemos conocer su significado. Significa que no existe deidad digna de adoración en verdad excepto Allāh. Este es su significado. Así que todo lo que es adorado además de Allāh, desde los Ángeles, Profetas, siervos justos, árboles, piedras, sol y luna, entonces es Bāṭil (falsedad). Debido a Su declaración, del Altísimo [traducción del significado]:

Eso es porque Allāh es la Verdad (el único verdadero Dios de todo lo que existe, Quien no tiene socios o rivales con Él), y lo que ellos (los politeístas) invocan además de Él, es Bāṭil (falsedad) y, en verdad, Allāh es el Altísimo, el más Grande.﴿

Qurʾān, Sūrah Al-Ḥağğ [22:62 ]

Este es el significado de esta gran declaración. Y está basado en dos pilares: Nafī [negación] e ʾIṯbāt [afirmación]; [se trata de] la negación de ʾUlūhiyyah [adoración] para cualquier cosa aparte de Allāh, y la afirmación [de esta adoración] para Allāh, y según esto, el Tawḥīd se realiza/efectúa. [Entonces], significa que: combinando negación y afirmación es como el Tawḥīd se realiza/efectúa. Lo que esto indica es que una mera negación que no se combina con la afirmación, es una negación que niega toda existencia (de una deidad que tiene el derecho de ser adorada). Y que una mera afirmación, que no se combina con la negación, es una afirmación que no niega la asociación [širk]. Así el Tawḥīd no se realiza [y efectúa] excepto con la afirmación y la negación. El negar este juicio [es decir, el derecho de ser adorado] para todo aparte de Aquel para quien se afirma, y la afirmación para Aquel a quien se afirma [el derecho de ser adorado]. Y estos dos pilares son la base.

En cuanto a sus condiciones, entonces este (es decir, el testimonio de «Lā ʾilāha ʾil-lā Al-lāh») debe ser pronunciado con base en Yaqīn [certeza] que no tiene Šakk [duda], e ʿilm [conocimiento] que no tiene Ğahl [ignorancia] con él. Y este [también] debe tener las condiciones que hacen que sea persistente, como actuar sobre lo que requiere de acuerdo a lo que exige la Šarīʿah [jurisprudencia islámica]. En cuanto a sólo pronunciarlo con la lengua sin la creencia ni certeza, entonces ¡esto no beneficia! Así testificamos que «Lā ʾilāha ʾil-lā Al-lāh (no existe nada ni nadie digno de adoración en verdad excepto Allāh) y que Muḥammad rasūluʾl-lāh (Muḥammad -ṣallAllāhu ʿalayhi wa sallam- es el mensajero de Allāh )», Naʿam.

Šaiḫ Muḥammad Saʿīd Raslān:

¡El Tawḥīd (Unicidad) del Maʿbūd (el que es adorado) es obligatorio! ¡El Tawḥīd del Maʿbūd es una necesidad! Y la persona debe hacer esta adoración sincera para Allāh, el Poderoso, el Dueño de alabanza. ¡Nada debe ser adorado excepto Allāh! ¡Y todos los actos de adoración -los aparentes y los ocultos- deben hacerse sinceramente por Allāh! Así que cualquiera que dirija cualquier tipo de adoración a otro que Allāh, ¡entonces ha cometido Širk (politeísmo, es decir, ha asociado socios con Allāh)! ¡Porque nada tiene derecho a ser adorado excepto Allāh! ¡Y este es el significado de «Lā ʾilāha ʾil-lā Al-lāh»: -La maʿbūd biḥaqq ʾil-lā Al-lāh-.

Pero si dices: «No hay más dios (es decir, objeto de adoración) presente excepto Allāh», y «no hay más dios que exista excepto Allāh», entonces [esto no es cierto porque] los objetos existentes que son adorados en el Dunya son muchos! ¡Las personas adoran al [poco claro/inaudible] en algunos países! ¡Y otros adoran árboles! ¡Y otros adoran piedras! La gente adora otras cosas además de Allāh, exceptuando aquellos sobre los que Allāh tuvo misericordia! Así que esta explicación de esta buena afirmación no es correcta. Más bien su verdadero significado y su intención correcta, con la que Allāh envió a los Mensajeros, es: «La maʿbūd biḥaqq ʾil-lā Al-lāh (nada tiene el derecho de ser adorado excepto Allāh)». Tal como debes singularizar a Allāh, el Señor de todo lo que existe, en la adoración, ¡es obligatorio para ti singularizar al Mensajero de Allāh -ṣallAllāhu ʿalayhi wa sallam- en obediencia! Y toda obediencia está sujeta a la obediencia a Allāh Solo, el Señor de todo lo que existe, incluso la obediencia al Mensajero. ¡Nosotros sólo obedecemos al Mensajero de Allāh por obediencia a Allāh! Y [en cuanto a] todos a los que Allāh y el Mensajero de Allāh ordenaron que debían ser obedecidos, entonces su obediencia no es independiente y sin restricciones, mas bien está sujeta a la obediencia a Allāh, el Señor de todo lo que existe [traducción del significado]:

Quien obedece al Mensajero, de hecho ha obedecido a Allāh…﴿

Qurʾān, Sūrah An-Nisāʾ [4:80]

 Así que al final, toda obediencia regresa a la obediencia a Allāh Solo, el Señor de todo lo que existe. Obedecemos el Mensajero de Allāh por obediencia a Allah, el Señor de todo lo que existe. Y ciertamente Allāh ha establecido para él la obediencia [traducción del significado]:

Y obedece a Allāh y al Mensajero…﴿

Qurʾān, Sūrah Al-Māʾidah [5:92]

Y Él no estableció la obediencia independiente y sin restricciones para otro que no sea Él, ni para otro que Su Profeta -ṣallAllāhu ʿalayhi wa sallam-.

Al final, cada obediencia está sujeta a la obediencia a Allāh, el Señor de todo lo que existe, y la obediencia a Su Profeta -ṣallAllāhu ʿalayhi wa sallam- digno de confianza». [Nota de edición: este principio se explica claramente en el ḥadīṯ: «No hay obediencia para nadie, si se desobedece a Allāh» [Ver Silsilah Aṣ-Ṣaḥīḥah nº 179, 180 y 181].

[1] Una aclaración al respecto del término «combatir» se encuentra en:  Combatiendo a los extremistas violentos y su terrorismo


✍ ʾImām Muḥammad Nāṣiruʾd-Dīn Al-Albānī
✍ ʾImām Muḥammad bin Ṣāliḥ al-ʿUṯaymīn
✍  Šaiḫ Muḥammad Saʿīd Raslān

🖋 Traducción y edición Islam Puro
📂 ID iptt0013